La verdad sobre la nicotina

La verdad sobre la nicotina

Existe un gran desconocimiento sobre la realidad de la nicotina entre la sociedad. Buena parte de esta desinformación tiene que ver con las falsedades y medias verdades que lanzan continuamente desde los medios de comunicación, muchas veces producto de la ignorancia y otros muchos productos de oscuros intereses.

En lo que respecta al vapeo, todos los productos, incluidos los dispositivos eléctricos se ven obligados a llevar alarmantes pegatinas advirtiendo de su contenido en nicotina, cosa que, por ejemplo, en el caso de los aparatos electrónicos, no tiene ningún sentido, es como poner una advertencia de contener alcohol y peligro para la conducción a los vasos de tubo vacío que se venden en el mercado.

El tabaco contiene de forma natural nicotina, y la nicotina es la primera responsable de la adicción al tabaco, sí, es cierto, la nicotina es adictiva, sin embargo, la adicción física real que produce la nicotina es baja en comparación con otras sustancias, y el mono durante la abstinencia se pasa tras una semana de dejar de consumirla.

Además de crear adicción, ¿qué otros efectos tiene sobre la salud humana? Pues en realidad, con un consumo moderado de nicotina, los estudios dicen que los efectos son mínimos, podríamos compararlo con el café, tomar un par de cafés al día no tiene ningún efecto negativo para la salud, sin embargo, tomar 5 cafés al día puede provocar un aumento del ritmo cardiaco y la tensión, pudiendo agravar enfermedades cardiovasculares. La analogía es perfecta para entender los efectos de la nicotina. Los problemas de salud que genera el tabaco, no son producidos por la nicotina, si no por cientos de otras sustancias tóxicas y cancerígenas que contiene el humo del tabaco. La nicotina hasta donde sabemos no produce cáncer y otras tantas enfermedades que produce el consumo de tabaco.

Otro motivo por el que existe desinformación sobre los efectos de la nicotina, lo estamos viendo desde que se popularizaron los vaporizadores personales, donde se nos explica que cuando manipulamos nuestro e-líquido favorito debemos lavarnos con abundante agua las manos en caso de mancharnos, como si la nicotina fuera súper tóxica al contacto. Cualquier vapeador experimentado sabe que esto es falso, la nicotina en las concentraciones habituales de los líquidos para vapear no representa un peligro tóxico cuando nos manchamos las manos. Es tóxica, si, en grandes cantidades, igual que el azúcar o la sal te pueden matar si comes demasiada.

En definitiva, ninguna sustancia que genere adicción es deseable en nuestra vida, pero debemos tener claro que los efectos devastadores del humo del tabaco en nuestros cuerpos, nada tienen que ver con la nicotina.

All comments